Erotismo en las campañas electorales -secuela Príncipe Copetón- (Parte 8)

De todos es sabido el uso del calzón de castidad para las mujeres que esperan a sus caballeros regresar de las campañas en esta justa medieval del reino del revés. Ni siquiera los historiadores del reino saben bien a bien cuándo se empezó a popularizar su uso, el hecho es que el cuchi cuchi llegó para quedarse.
Efectivamente, la princesita, hija ilegítima del rey Caldo, ya empezó a sugerir a las mujeres del reino que utilicen su poder de control sobre los hombres, los caballeros y les den cuchi cuchi al doble si van a votar, y que los castiguen con un mes sin cuchi cuchi si no van votar, o si votan por el príncipe Copetón, claro está.
Pero ella no es la única que muestra los desnudos como atractivo en las campañas del reino, el propio Príncipe Copetón lo usó desde tiempos inmemoriales pre-campaña. Su sex-appeal, su atractivo sexual ha sido lema de vida y de campaña del sobrino del rey longevo. Sombra aquí, sombra allá, maquíllate, maquíllate…
El profesor de la escuela se hizo famoso apoyando a los grupos homosexuales, lésbicos, trans-sexuales y demás aparatos gubernamentales (por que el sexo mueve al mundo, lo gobierna). Siempre que haya cuchi cuchi, no importa si es necrofilia, zoofilia, locofilia, etc.
El único que no ha usado el sexo como lema es el Paje, ¿pues cómo le hace? no puede haber una monarquía amorosa si no hay cuchi cuchi, ¿o sí?
¿Logrará el cuchi cuchi sobornar a los caballeros del reino? ¿habrá cuchi cuchi la noche de la contienda? ¿cómo será el cuchi cuchi en los pinos del castillo? ¿A qué sabe el cuchi cuchi después de la derrota? ¿qué es el cuchi cuchi?
Nos leemos la próxima.